Te dejamos algunos consejos para llevarlo a cabo de una manera eficaz y correcta:

Protégelo de golpes evitables

Es un paradigma lo de proteger nuestro casco de golpes pero no nos referimos a posibles accidentes que tengamos sino golpes innecesarios que podamos dar como por ejemplo para en un ruta y al quitarlo para refrescarnos tirar el casco al suelo recibiendo un impacto que no le viene bien.


Evitar temperaturas elevadas

Las fijaciones o elementos de unión de nuestro casco están hechas con pegamentos que a una temperatura continuas demasiado alta puede dejar de actuar consiguiendo despegar algunas zonas ya que el pegamento se vuelve líquido.


Contacto con productos químicos

Alejar nuestro casco de sprays o disolventes ya que si utilizamos estos productos para limpiar el casco puede resultar demasiado fuerte para el material.
Recomendamos evitar luces o cámaras en el casco ya que ante una posible caída puede perjudicarnos.

Cómo limpiar el casco de la bicicleta

En cuanto a normas de limpieza recomendamos la manera tradicional con agua y jabón neutro de una manera suave y sin humedecer en exceso el casco.

Esperemos que os sirva para mantener el casco de tu bicicleta en un estado excepcional y seguro.